API

Chilapa de Álvarez, Gro. 20 de Agosto de 2018.- El inicio del ciclo escolar 2018-2019 en Chilapa, uno de los municipios más violentos del Estado de Guerrero y el país, se realizó sin seguridad en las escuelas de todos los niveles educativos, a pesar de haber antecedentes de amenazas contra maestros y estudiantes en el pasado ciclo.

Desde las 6:30 de la mañana, alumnos de secundaria y algunas preparatorias salieron de sus casas, muchos acompañados de sus padres ante los constantes hechos de violencia y ejecuciones que se han registrado en el municipio.

Jerónimo Maurilio Morales, Delegado de Servicios Educativos en la Región Montaña Baja que comprende los municipios de Chilapa, Ahuacuotzingo, José Joaquín de Herrera, Atlixtac y Zitlala, aseguró que todas las instituciones educativas habían iniciado normalmente sus actividades escolares.

Cuando se le cuestionó sobre el tema que la seguridad en las escuelas, el funcionario estatal dijo que ese era tema de las fuerzas de seguridad pública, ya que ellos les toca atender cualquier incidencia y garantizar la seguridad en el inicio del ciclo.

El pasado jueves por la tarde, circuló en redes sociales la versión de que en la comunidad de Atzacualoya habían encontrado una lona con un mensaje presuntamente enviado por un grupo del crimen organizado, amenazando a autoridades municipales, maestros y hasta al Obispo Salvador Rangel Mendoza, quien ha manifestado en reiteradas ocasiones que se ha reunido con miembros de diversos cárteles de la droga.

Sin embargo, al preguntar a las autoridades municipales y estatales, señalaron que nunca hubo un reporte de que en la comunidad antes mencionada haya aparecido alguna manta con amenazas.

Sin embargo, durante el ciclo escolar pasado, las escuelas de la región Montaña Baja suspendieron clases durante casi dos meses luego de que circularan mensajes en WhatsApp y Facebook, firmados por supuestos grupos del crimen organizado, amenazando a directivos, maestros y alumnos.

Ante esa situación, elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) y algunos policías estatales, resguardaron los planteles educativos y realizaban constantes rondines, en un operativo que duró tres días.

En esa ocasión hubo amenazas directas contra los directores y docentes de al menos tres escuelas que intentaron regresar a clases antes de la autorización de la delincuencia.

En Chilapa además ha habido constantes ataques al servicio público de transporte y han sido asesinados conductores y personas que solo hacían uso del servicio, sin embargo, este lunes no se vio ningún tipo de operativo especial para resguardo del alumnado, padres de familia y trabajadores de la educación. (Agencia Periodística de Investigación)