Ex directivos heredaron deuda de 50 mdp a la Normal Rural de Ayotzinapa; denuncia comité estudiantil

***Insiste gobierno federal en desaparecer las normales rurales, alertan

Bernardo Torres/API

Chilpancingo, Gro. 13 de Mayo del 2018.- Las administraciones de los últimos 10 años de la Normal Rural de Ayotzinapa “Raúl Isidro Burgos” y de la Secretaría de Educación Guerrero (SEG), han generado una deuda en la institución que asciende a más de 50 millones de pesos, denunció el Comité Estudiantil “Ricardo Flores Magón”.

Para el comité, esta serie de acontecimientos, y golpeteo contra Ayotzinapa, son la clara muestra de que el Gobierno Federal y Estatal, no han desistido en la intención de cerrar las normales rurales del país.

“Como representantes de la base estudiantil informamos que en las últimas semanas hemos sido objetos de un golpeteo sistemático, desprestigiando a nuestra escuela por supuestos desvíos de recursos federales; cuando ha sido la misma Secretaría de Educación Guerrero que por más de diez años ha elegido a conveniencia otorgando los nombramientos al director y subdirectores académico y administrativo respectivamente”, señalaron en conferencia de prensa.

Sospechosamente, en esos periodos nunca señalaron las asignaciones discrecionales que hacían sus subordinados José Luis Hernández Rivera y Rigoberto Barrera Uriostegui, que dejaron su cargo hace más de un año y a la escuela endeudada con casi 50 millones de pesos.

Relataron que fue entonces que la base estudiantil propuso al actual directivo y al subdirector administrativo, pero al no convenir con los intereses de los docentes José Antonio García Mora, Eduardo Mora Bello y del mismo Rigoberto García Uriostegui en contubernio con el Subsecretario de Educación Media Superior y Superior Arturo Salgado Uriostegui, desataron una ola de señalamientos que ponen en riesgo la estabilidad de la escuela.

“Estos hechos, son una prueba fehaciente del Gobierno Federal por desaparecer las normales rurales, por lo que han utilizado en amasiato a las mismas autoridades educativas estatales y a ese grupo reducido de tres docentes respaldados por el charrismo sindical, quienes se sentaron de manera entreguista con el Gobernador Héctor Astudillo Flores, con la finalidad de cerrar el paso a la movilización de los padres de familia y contener la lucha de alumnos”, denunciaron.

Además, dijeron, resulta sospechoso, que a pocos meses de la contienda electoral y con René Juárez Cisneros a la encabeza de la dirigencia nacional del PRI, el Gobernador Héctor Astudillo Flores y el Director de Operaciones y Servicios de Educación Media Superior y Superior Edwin Morales Leguizamo, se ha comprometido con los viejos priistas de “limpiar y desmantelar” las organizaciones estudiantiles de las normales.

Para los normalistas, un ejemplo claro es que Edwin Morales Leguizamo desestabilizó a la base estudiantil de la Centenaria Normal del Estado para imponerles a su actual directora y ha iniciado una persecución con órdenes de aprensión en contra de las estructuras estudiantiles del FUNPEG, hostigando a los normalistas que se manifiestan por la asignación de plazas docentes.

“Ayotzinapa es la piedra en el zapato del gobierno federal y estatal; porque a pesar de que han intentado cooptar a sus estudiantes con prebendas, sigue siendo la resistencia y la cuna de la conciencia social. Es un referente de lucha para las demás normales, porque ha quedado demostrado que el Gobierno nada nos ha dado, todo lo que tenemos en Ayotzinapa nos ha costado sangre”.

Advirtieron a los tres niveles de gobierno, que no van a ser objeto de más señalamientos, ni permitir más muertes de compañeros. Que los estudiantes dignos de Ayotzinapa seguirán respaldando la lucha de los padres de los 43 desaparecidos forzadamente por el Estado.

Acusaron que los docentes que han desestabilizado a la normal: José Antonio García Mora, Eduardo Mora Bello y Rigoberto García Uriostegui, de quienes exigieron su salida de la escuela y “le exigimos a Héctor Astudillo Flores remueva a esos espurios a donde sean necesarios sus servicios”.

Por todo lo anterior hicieron el llamado a las organizaciones y colectivos nacionales e internacionales, solidarios y de derechos humanos a estar atentos a la actuación del Estado mexicano y a asistir a la próxima reunión de la Asamblea Popular Nacional que se realiza cada mes en Ayotzinapa, para reorganizarse y dar batalla ante la embestida del gobierno, ya que con todas las acciones en contra de Ayotzinapa, ha quedado en evidencia el Gobierno Federal de Enrique Peña Nieto y de Héctor Astudillo Flores, pues con sus fuerzas policíacas han incurrido en graves violaciones a los derechos humanos. (Agencia Periodística de Investigación)