Bernardo Torres/API

Chilpancingo, Gro. 23 de Agosto del 2018.- Miembros de la Coordinadora Estatal de los Trabajadores de la Educación en Guerrero (CETEG), protestaron en Chilpancingo por la negativa de la Secretaría de Educación (SEG) de otorgar cambios de adscripción por inseguridad, por lo que realizaron pintas y destrozos en tres sedes alternas de esta dependencia.

Alrededor de las 09:00 de la mañana, un grupo de maestros procedentes de la Sierra y Montaña Baja, irrumpieron en las oficinas particulares de Emiliano Díaz Román, subsecretario de Educación Básica, ubicadas en el Fraccionamiento “Los Alarcón” donde rompieron la puerta principal y destrozaron muebles y equipo de cómputo.

De ahí, se dirigieron a las oficinas de la Dirección de Personal, ubicadas en la colonia Tribuna Nacional, donde de igual forma realizaron pintas y desalojaron al personal que ahí laboraba; posteriormente arribaron a la subsecretaría de Finanzas y Administración, donde realizaron la misma actividad.

Cerca del mediodía, tomaron también la Dirección General de Escuelas Secundarias, donde desalojaron a los trabajadores, y les advirtieron que no reanudaran actividades, o de lo contrario los sacarían por la fuerza.

Los maestros inconformes justificaron estas acciones, por la falta y mala atención que han recibido por parte de las autoridades educativas, directamente por parte de la Jefa de Departamento de Educación Preescolar, responsabilidad que recae en el subsecretario de Educación Básica.

Desde hace varios meses, han solicitado cambios de adscripción, por cuestiones de inseguridad, en el Sector Sierra y Montaña Baja, demandas que no han sido escuchadas, “Y en las próximas movilizaciones vamos a exigir su salida porque él es del SNTE, y por lógica le gana su expresión sindical”.

Expuso que son temas complicados que escapan de las manos de los líderes sindicales, hace unos días en la Montaña Baja una maestra resultó herida de bala, y está pidiendo su cambio y la quieren reubicar en la misma zona donde sufrió el ataque.

Actualmente son alrededor de 60 maestros que están pidiendo cambios en las Regiones Tierra Caliente, Sierra y Montaña Baja, en los diferentes niveles, tan sólo en el nivel preescolar son 17 casos que requieren de atención urgente y no van a esperar a que suceda una tragedia.

El docente lamentó que tengan que llegar a acciones de violencia como la ocurrida esta mañana, cuando las autoridades tienen en sus manos la respuesta, pero por sus formas de administrar los recursos humanos, se niegan a ceder ante los trabajadores “los maestros están molestos y no nos dejan otra opción”. (Agencia Periodística de Investigación)