API

Chilapa de Álvarez Gro.- En el marco del Día Internacional de los Pueblos Indígenas, en Chilapa no hay nada que festejar debido a la violencia que ha golpeado estos lugares; Organizaciones sociales como el Colectivo Siempre Vivos o el Centro Regional  de Derechos Humanos José María Morelos y Pavón, ambos de Chilapa han documentado cómo los pueblos indígenas han sido azotadas por este fenómeno de la violencia.

Desde el inicio del 2014 (cuando se inicia la violencia en Chilapa) las comunidades nahuas han sufrido todo tipo de cambios, todo por la ola de asesinatos y levantones que se han venido dando.

Cientos de asesinatos y desapariciones forzadas, familias sin el sustento por falta del padre de familia es la situación de varias localidades.

Gente de Ayahualulco, población considerada como  100% artesano, dejó de venir a expedir sus productos al tianguis dominical el cual se ha ido extinguiendo poco a poco, debido a la violencia.

De igual manera Atzacualoya otra de las comunidades más grandes y donde se cultiva el ajo, cebolla y realizan artesanías con barro, también ha ido desapareciendo por lo mismo, la ola de asesinatos y “levantones” que día con día se da en la cabecera municipal de Chilapa.

Pobladores de Atenxoxola, El Jagüey, San Ángel, San Pedro y Xilozuchicán, también han dejado de trasladar a sus enfermos hasta la cabecera de Chilapa, por lo que según mismos habitantes de los lugares antes mencionados los llevan al municipio de Quechultenango.

El pueblo Nahua de San Jerónimo Palantla, lugar donde es una de las vestimentas tradicionales de este municipio, fue un escenario sangriento entre pobladores y un grupo del crimen organizado. El saldo fue de 3 mujeres muertas a balazos y 2 hombres acribillados durante este hecho.

El año pasado Ahuihuiyuco, Tepehuizco y Tetitlán de la Lima, lugares donde fabrican el mezcal; un grupo del crimen organizado amenazó a los pobladores lo que originó que salieran de sus comunidades dejando pueblos fantasmas. Aunque ya regresaron el 89% según organizaciones sociales, los demás aún tienen miedo a regresar. (Agencia Periodística de Investigación)