Por irregularidades de Bety Vélez y la SSa, familia de enfermera asesinada podría no acceder al seguro de vida y gastos funerarios  

*** La trabajadora tendría acceso únicamente a 5 mil pesos por concepto de seguro de vida; ganaba 2 mil 500 quincenales  

Juan Blanco/API

Chilpancingo, Gro. 16 de Agosto del 2018.- Personal médico y de enfermería advirtió que podría estar en riesgo el pago del seguro de vida y gastos funerarios a familiares de la trabajadora de Salud, asesinada a balazos la noche del miércoles en el centro de Chilpancingo, en donde también resultó herido un matrimonio por proyectiles de arma de fuego.

Lo anterior, por las irregularidades en cuanto al manejo de los recursos cometidos por la secretaria general de la sección 36 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Secretaría de Salud (SNTSA), Beatriz Vélez Núñez, así como por la Secretaría de Salud del Estado (SSa), de la cual es titular Carlos de la Peña Pintos.

“No se están haciendo los pagos puntuales de los seguros de vida como MetLife y del ISSSTE (Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado)”, denunció la trabajadora de la SSa, Erika Salgado García.

La enfermera que en vida respondía al nombre de Adriana, fue privada de la vida el miércoles pasado por la noche en el andador comercial Emiliano Zapata, en pleno centro de Chilpancingo, producto de una persecución a balazos entre sujetos desconocidos.

En la escena también quedaron heridos una mujer y un hombre de nombres Erika, de 40 años de edad, y Salvador de 42 años, quienes son esposos y hasta el momento se reportan como estables en un hospital.

Por su parte, Hilario Escamilla Zúñiga, doctor del Centro de Salud de la colonia Indeco ubicada al oriente de esta ciudad, pidió a las autoridades investiguen lo ocurrido a su compañera, pues recordó que muchos médicos han sido ejecutados en Acapulco y que hasta el momento no ha habido justicia en ninguno de los casos.

De acuerdo con el doctor, Adriana “N” percibía un sueldo de tan sólo 2 mil 500 pesos quincenales, y el seguro de vida que tenía de acuerdo a su estatus es de apenas 5 mil pesos, debido a un recorte presupuestal para ese rubro generado por la federación, en contubernio con la autoridad estatal y la líder sindical Beatriz Vélez.

Tras los hechos de violencia, Escamilla Zúñiga solicitó a los tres órdenes de gobierno la presencia de personal de la Secretaría de Marina y de efectivos del Ejército Mexicano para que se hagan cargo de la seguridad en la entidad, debido a que no se sienten confiados con agentes de la Policía Estatal y elementos de la Policía Municipal Preventiva. (Agencia Periodística de Investigación)