Organizaciones sociales de Atoyac exigen que cese el hostigamiento contra dirigente de la APPG

*** “Castigo a delincuentes, no a activistas”; reclaman

Edgar de Jesús/API

Atoyac de Álvarez, Gro. 15 de Mayo del 2018.- Integrantes del Colectivo de Organizaciones Sociales de Atoyac de Álvarez en la región Costa Grande, exigieron cese al hostigamiento y persecución contra los activistas y luchadores sociales.

Se solidarizaron con el dirigente de la Asamblea Popular de los Pueblos de Guerrero (APPG), Nicolás Chávez Adame, quién fuera detenido por elementos federales y trasladado al Puerto de Acapulco, el pasado lunes.

La profesora Juany Reyna Guzmán, explicó que las organizaciones sociales preocupadas por la situación que está ocurriendo en el estado de Guerrero, “requerimos el cese del hostigamiento del profesor Nicolás Chávez Adame, quien el día de ayer (lunes) nos enteramos que fue encarcelado injustamente porque es un luchador social y una parte importante para la lucha social”.

“Sabemos que desde hace tiempo se le ha venido hostigando y reprimiendo de parte del gobierno por encabezar la lucha social en el Estado de Guerrero; le pedimos a la Procuraduría General de la República (PGR) que no sea utilizada por el Gobierno, en este caso del compañero Nicolás para reprimirlo no solo a él como luchador social, sino a los demás compañeros”, comentó.

A este reclamó se sumó la dirigente de la Organización Campesina de la Sierra del Sur (OCSS), Norma Mesino Mesino, al referir que durante el proceso electoral “se está criminalizando y hostigando a compañeros activistas sociales y se le violaron sus derechos humanos porque es un defensor de los derechos humanos”.

“No es la primera vez que se le detiene al compañero, es la segunda vez, nosotros hacemos un llamado a las organizaciones de derechos humanos a que le pongan mayor atención en el caso de Nicolás Chávez y de todos los activistas sociales”, agregó.

Mesino Mesino declaró que ellos como dirigentes de organizaciones sociales no permitirán que sigan violando los derechos humanos en contra de sus compañeros, “y vamos estar aquí siempre cuando a un compañero que le haya tocado.

En este sentido consideró que Guerrero es un estado de alta peligrosidad “no solamente para el sector político sino para la prensa”.
Dijeron que el Gobierno a través de sus instancias de seguridad y justicia debe castigar a los delincuentes, no a los luchadores sociales ni periodistas. (Agencia Periodística de Investigación)