Bernardo Torres/API

Chilpancingo, Gro. 03 de Agosto del 2018.- Niños que clausuraron este viernes sus cursos de verano en el Centro de Derechos Humanos “Minerva Bello”, mandaron emotivos mensajes a sus padres que se encuentran desaparecidos, fueron secuestrados o asesinados.

Son hijos de miembros del Colectivo de Familiares de Personas Desaparecidas, Secuestradas y Asesinadas de Chilpancingo y el Estado de Guerrero, quienes a través de carteles expresaron cuanto extrañan y han sufrido por ausencia de sus padres, a quienes algunos ni siquiera conocieron.

Los cursos nuevamente fueron realizados sin ningún apoyo gubernamental, pues a nueve meses de Luis Camacho Mancilla tomó la dirección de la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas en Guerrero (CEAV-Gro) ningún apoyo a llegado a las familias o a los más de 80 niños que hay en esta organización.

El curso se llevó a cabo gracias al apoyo de ñas familias, del Centro de Derechos Humanos “Minerva Bello” y de la Iglesia Católica quienes les proporcionaron el material didáctico, juguetes, dulces y reconocimientos.

María Guadalupe Rodríguez Narciso, presidenta de este colectivo, reprocho al Gobierno de Guerrero, el nulo apoyo a las víctimas de desapariciones, secuestros y asesinatos que ha dejado la violencia, y como han incumplido promesa tras promesa.

En las últimas reuniones que han sostenido con el gobernador del estado, Héctor Astudillo Flores; el fiscal General, Zuriel de los Santos Barilla; el titular de la CEAV, Luis Camacho Mancilla, han hecho una serie de ofrecimientos a las familias, pero ninguna se ha cumplido, y ni siquiera hay minutas firmadas.

Una de las demandas del colectivo de Chilpancingo, era que a los niños se les otorgara la beca de mil pesos como la reciben niños de los colectivos de Iguala y Chilapa, y aunque el gobernador dio la instrucción, no fue acatada por el titular de la CEAV, por lo que la minuta no fue firmada.

Y el aspecto económico es solo lo superficial, porque en lo que respecta a investigaciones sobre el paradero de los desaparecidos definitivamente no hay trabajo en ninguna instancia estatal, donde han perdido toda esperanza de hallar respuesta, y solo dependen de lo que haga la Federación. (Agencia Periodística de Investigación)