Eduardo Añorve
Cuajinicuilapa de Santamaría, Gro.

Leticia Villarreal Mariano, subdirectora de Gobernación, insultó y golpeó a Aracely Damián Rodríguez, empleada del Ayuntamiento, en las propias oficinas gubernamentales, el viernes 20 de abril, a media mañana.

De acuerdo con testigos de este pleito, Leticia Villarreal llegó a las oficinas del Ayuntamiento y buscó a “Chely”, y cuando la vio, en la presidencia, comenzó a insultarla con “puras leperadas grandes”.

Estos hechos fueron resumidos por personal del Ayunamiento así: “Llegó a la oficina de presidencia gritando y diciéndole que se la iba a rechingar, y la hermana de Elías le dijo que sí, que se fueran afuera porque allí no era lugar, y ya iban, Leticia por delante; en eso, Chely se regresó y se sentó; volteó Lety y la agarró del cabello y la sentó en el piso, y en eso llamaron a Seguridad Pública, y subieron dos o tres policías a quitársela y la sacaron de presidencia” a la agresora.

De entre las cosas que dijo la subdirectora de gobernación fue que “se chingaran”, que qué tanto se traía contra ella, que con ella no iba “a andar con pendejadas”, así como “chingándole la madre” en repetidas ocasiones, y que ya la tenía “hasta la v…”.

Al parecer, la agredida había tomado un video de Leticia Villarreal donde ésta comete actos arbitrarios contra sus compañeros, como no hacer cola a la hora de cobrar y meterse hasta adelante (vale anotar, que la cola suele ser muy larga), sin importarle el derecho ni la opinión de sus compañeros; y ese video lo hizo llegar a los familiares de ésta.

Este hecho molestó de sobremanera a la subdirectora de Gobernación, y no quedó conforme hasta que hizo su gusto de insultar y agredir a la hermana del secretario particular del presidente-candidato, Elías Damián Rodríguez.

“No la golpeó mucho, sólo le dio un jalón de greñas y un aruñón por el cuello”, comentó una persona que trabaja en esas oficinas.

Posteriormente, los policías la sentaron en una silla y alguien pidió un taxi para que la llevaran a su casa.

Al sitio “del escándalo” acudieron no solamente trabajadores del Ayuntamiento sino también personas que estaban de paso y se hizo una gran bola por, precisamente, el escándalo causado, aunque este tipo de escenas son muy constantes en esta administración.